El lunes 23 de julio entra en funcionamiento el acceso restringido al Casco Antiguo. La calle Cruz de Miranda sólo abrirá libremente en horario de carga y descarga, siendo el tránsito fuera de ese horario para uso de los vecinos que dispongan de tarjeta expedida por el Ayuntamiento.
A corto plazo se hará lo mismo en las otras dos entradas del Casco Antiguo: Gil y Carrasco y Rañadero, una vez que se acaben las obras de estos entornos (Castillo y Plaza de las Nieves-Correos).
Con ello el Casco Antiguo ganará más espacio para los peatones.