El alcalde inauguró ayer viernes el nuevo alumbrado público del barrio de la Placa que afecta a las calles Alicante, San Sebastián y parcialmente avenida de Galicia, Andalucía e Islas Canarias.

La inversión ha sido de 83.208 euros, financiado en un 60% a cargo del Ayuntamiento y el resto del EREN de la Junta de Castilla y León.

En total son 30 puntos de luz de vapor de sodio de alta presión. La instalación cuenta también con un equipo estabilizador-reductor de tensión con el fin de aumentar la duración de la vida media de las lámparas, reduciendo de esta forma los gastos de explotación de la instalación.

En cuanto a la reducción de tensión permite bajar de forma uniforme el nivel de iluminación en las calles afectadas a partir de una determinada hora. Con ello se consigue una reducción del consumo energético de un 40%.