La renovación de la plaza de las Nieves, calle La Calzada y un tramo de Beatriz de Silva precisó una inversión de casi 600.000 euros

El alcalde de Ponferrada, Carlos López Riesco, inauguró en la mañana del sábado 8 la renovación de las calles Beatriz de Silva, la Calzada y la plaza de las Nieves.

Con esta obra se completa el anillo de acceso al Casco Antiguo (los anteriores accesos fueron Plaza del Ayuntamiento, Jardines-Esteban de la Puente, Cruz de Miranda, Gil y Carrasco y Comendador-iglesia de San Andrés), de modo que a partir de ahora se limitará el acceso a la zona histórica de la ciudad solo para los residentes que dispongan de tarjeta de residente, así como para los servicios públicos de transporte (taxi) y emergencias, y carga y descarga en los horarios establecidos. Se utilizará el sistema de bolardos electrónicos.

Con ello se culmina uno de los objetivos del equipo de Gobierno en estos años: la recuperación del Casco Antiguo, mejorando su imagen y compatibilizando un uso racional de las infraestructuras con una mejora de la calidad de vida de los habitantes del barrio.

La limitación del acceso al tráfico rodado, que ya afectaba a una gran parte del barrio, ahora se completa en todo su perímetro. La restricción a residentes impedirá que calles como la Calzada, la plaza de las Nieves, Rañadero y Tras la Cava se llenaran de vehículos.

Detalles de la obra

La zona de escaleras de la calle La Calzada mantiene el adoquinado central y el bordillo de granito que lo delimita, pero se han sustituido los peldaños de hormigón por granito.

Además, se acondiciona un espacio público en la intersección de la calle Beatriz de Silva con La Calzada formando un pequeño mirador.

La obra lleva consigo, como es habitual, la renovación y mejora de las redes de abastecimiento de la zona, se renuevan las acometidas domiciliarias y se habilitan bocas de riego e hidrantes (para uso de bomberos). Se mejora la iluminación pública, se colocan nuevas papeleras de acero inoxidable y un banco de madera en el mirador.