El Plan está dividido en siete medidas, con 35 objetivos específicos y 38 medidas concretas que serán desarrolladas en un 94,5% por la Consejería de Agricultura y Ganadería y en un 5,5% por la Consejería de Medio Ambiente.

De los siete ejes de actuación que tiene el Plan, el de Atención al agricultor y ganadero y Administración de cercanía contará con un gasto público de 86.500.000 euros; el de Modernización del sector agrario y su industria de transformación, con 490.107.855; el de Aumento de la productividad en el sector agrario, con 2.067.371.251; el de Mejora de la competitividad, con 930.750.000; el de Diversificación en el medio rural, 275.771.427; el de Promoción y comercialización de las producciones, con 140.850.000; y el de Conservación y fomento del medio natural, con 230.900.000.

Las medidas que se contemplan se dirigen a potenciar la actividad económica en el medio rural, especialmente buscando la productividad y la competitividad del sector agrario y agroalimentario. Se presta especial importancia al capital humano y a la incorporación del conocimiento en base a la investigación. Asimismo destaca tanto las actuaciones inversoras en las explotaciones agrarias y en la industria de transformación como las actuaciones dirigidas al sector ganadero, en este último caso con tres programas específicos