El alcalde de Ponferrada, Carlos López Riesco, acudió ayer a las fiestas patronales de Columbrianos, la Octava del Corpus, donde informó a la prensa que durante el último año el Ayuntamiento ha invertido, en solitario o en colaboración con la Junta de Castilla y León, obras por más de 600.000 euros, más de cien millones de pesetas.
Lo más destacado ha sido la construcción de la Glorieta de acceso en la avenida de Asturias, que ha costado 280.000 euros.
También se ha conseguido que la Junta invierta 341.000 euros en un modificado de obra del Colector de Aguas Pluviales, abastecimiento y aceras, así como la preinstalación del alumbrado público.
El Ayuntamiento ha invertido desde el área de Medio Rural más de 32.000 euros en la mejora de caminos y calles, con asfaltados en Trubisqueras, Moricas, Las Eras, Pradogrande y Cabo de Peñas, así como en la colocación de 16 bancos.
Por último, el alcalde adelantó que este verano se arreglará la última fase del Camino Romano.